Organismos internacionales han señalado la criminalización como uno de los ataques más comunes hacia defensoras y defensores. Honduras no es la excepción. Existen múltiples estrategias con el objetivo de paralizar su labor o deslegitimar las causas que defienden. El uso indebido de las leyes, los pronunciamientos públicos con acusaciones sin una decisión judicial o las detenciones arbitrarias son solo algunas de ellas. La falta de investigación y sanción a los perpetradores de ataques a defensores y defensoras, las dificultades de acceso a información y, en general, el clima de impunidad y la falta de transparencia, dejan a estas personas en una situación constante de riesgo y vulnerabilidad. Para contrarrestar esta situación, PBI Honduras acompaña a y observa casos de personas y comunidades defensoras judicializadas, y da visibilidad al legítimo trabajo que realizan.

La periodista Dina Meza visita Reino Unido

En diciembre de 2018, Dina Meza, una reputada periodista hondureña independiente, fue invitada a participar en un evento organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos.

"Las mujeres del campo son las más perjudicadas": Rosa Santamaría

Muchos saben que Honduras es, según Global Witness1, el país más peligroso del mundo para los defensores del medio ambiente, y así lo reiteró el Relator Especial de la ONU para la situación de los defensores y defensoras, Michel Forst, en su reciente visita al país2, pero la situación se vuelve más grave si la persona defensora es una mujer.

Suscribirse a Criminalización e impunidad